Tras ganar el Academy Award® por Mejor Película con 12 Years a Slave, el director británico Steve McQueen hace un poderoso comeback para asombrar a la audiencia. Basado en el programa televisivo Viudas de 1983, escrito por Lynda La Plante, McQueen trabajó en esta adaptación moderna, que coescribió junto con Gillian Flynn (Gone Girl), para entregarnos una historia de crimen, drama y acción. Para él, esta es una película personal, ya que quedó cautivado por la serie original, que desde hace 35 años no ha olvidado.

“Tenía 13 años cuando vi la serie Viudas por primera vez en la televisión y me provocó gran impresión. Me identifiqué con esas mujeres que eran vistas como personas incapaces a las que solo se les juzgaba por su apariencia. Eran vistas tan solo como seres que ocupaban un espacio en vez de seres que tenían algo que decir o contribuir. Siendo un niño negro de 13 años de edad en Londres, me identifiqué mucho con ellas. Estas personas menospreciadas -quienes eventualmente lograron algo- fueron personajes inspiradores; así sentí a estas cuatro mujeres”, acotó McQueen en su entrevista.

La historia trata sobre un grupo de mujeres de Chicago que se ve en aprietos cuando sus esposos -criminales de profesión- son asesinados mientras intentaban ejecutar un robo que, claramente, salió mal. Al necesitar una gran suma de dinero, el cuarteto de viudas liderado por Verónica (Viola Davis, Fences) rápidamente decide llevar a cabo el trabajo que tenía planeado su marido para conseguir el dinero.

La dueña de un pequeño negocio y madre de dos niños, Linda (Michelle Rodríguez, Avatar), y la denigrada Alice (Elizabeth Debicki, The Great Gatsby) están de acuerdo con el plan y deciden reclutar a la niñera Belle (Cynthia Erivo, ganadora del premio Tony®) para ser el último miembro del grupo. El problema está en que, en una ciudad llena de políticos corruptos, estas cuatro mujeres tendrán que luchar para sobrevivir en el intento.

“El hecho de que haya filmado una película de género como tal, de que hayamos tomado el género de ficción y lo cuajáramos de realidad para que todo el mundo fuese incluido, fue algo muy poderoso para mí. De manera similar, estas cuatro mujeres se unen a pesar de venir de distintas razas, distintas clases, y se juntan para hacer algo. Esto es indicativo de lo que está sucediendo ahora en el mundo. Tenemos que ir rompiendo esas burbujas y abrazarnos (entre todos)”, comentó McQueen.