El nuevo Volkswagen Passat es un sedán de tamaño intermedio de tracción delantera, y el base viene equipado con el motor nuevo de dos litros turbo que reemplaza al 1.8 litros de la versión anterior. El motor de cuatro cilindros de 180 hp se combina con una caja de seis marchas de gestión automática y una economía de marcha que produce 25/36 mpg en ciudad/carretera, mientras que el otro motor que se ofrecerá es el V6 de 280 hp y 3.6 litros  de desplazamiento.

El Passat base incluye, entre otras conveniencias, luces automáticas, conectividad bluetooth, puerto USB, cámara trasera, acondicionador de aire a dos zonas, una pantalla táctil digital de 5 pulgadas y tapicería en tela. La versión SE incluye rines de 17 pulgadas, sunroof, pantalla de 6.3 pulgadas y acceso sin llave/botón de arranque. El paquete tecnológico agrega navegación, control de crucero y park assist , más luces LED adelante y atrás. La versión SEL Premium,  además de luces LED, adiciona espejos retrovisores abatibles, rines de 18 pulgadas y equipo de música Fender Premium, tapicería de cuero y navegación. Existirá la versión R-Line que ubica parachoques de diseño deportivo, rines de 19 pulgadas, aviso de punto muerto de visión, asiento de reglaje eléctrico para el conductor, AppleCarPlay y Android integrados y tapiz en facsímil de cuero.

El Passat obtuvo cinco estrellas (la más alta categoría) en la evaluación del NHTSA y buenas calificaciones en colisión. De serie, en todos los Passat se incluye aviso de colisión inminente con frenado  de emergencia automático.

Notamos en esta Autoprueba que el interior es sumamente espacioso y amigable  con el usuario. La prestación es respetable para su tamaño y sobre la carretera los ruidos que provienen de la calzada y el viento están en niveles mínimos, que hacen de  la cabina un lugar muy bueno para estar. El diseño, obviamente, es conservador para este segmento.

El Passat es el adulto de este grupo, con una marcha bien controlada, prestación responsable, eficiencia impresionante, y el inmenso interior hacen de él una inteligente decisión. El Passat es una opción sólida – su espacio en la segunda fila de asientos impresiona a cualquiera-. La ingeniería alemana vale la pena y se demuestra en la marcha, prestación y acabados de este sedán.

El VW ofrece un paquete bien pensado que es más que la suma de sus partes. Un bastidor de buen diseño ofrece una marcha  muy compuesta sobre calzadas imperfectas (como aquí en Panamá), y se comporta muy bien en las curvas. Sedanes familiares de este tipo no son conocidos por romper marcas de aceleración, así que no rompe récords, pero sí mantiene lo suyo para con la competencia. El motor turboalimentado ofrece potencia fuerte mientras más rápido transito, y es fácil adelantar.  Ya sea conduciendo a campo traviesa o adelantándome en caminos secundarios con curvas, el Passat no se queda atrás, combinando una suspensión suave, casi lujosa, con prestación predecible, alardeando el vehículo de su confortabilidad y capacidades, pasando sobre baches, nunca sintiéndose flotante o desconectado  del camino. La dirección es precisa y de buena resistencia al tacto, de tal forma que hay suficiente agarre para uso diario y maniobras evasivas. El Passat obvia las peores tendencias de sedanes  producidos en masa con nada de desarticulación  al centro del volante y respuesta predecible. El interior es lógico, con asientos cómodos y de buena sujección y controles del bináculo de mando muy intuitivos y de buena respuesta. Le sugiero se acerque al concesionario a disfrutar de un test drive.