Para la temporada Otoño/Invierno 2020, Tory Burch se inspiró en las esculturas de porcelana de Francesca DiMattio, pues su trabajo “infunde lo decorativo con fuerza y poder”. En una actitud chic y muy al estilo de “Little Women”, es una colección que reinterpreta las temáticas clásicas y nostálgicas: los trajes masculinos con cortes de forma más suave, los detalles estructurales colocados contra siluetas más fluidas y las referencias históricas rediseñadas con ideas modernas. Y todo esto se epitomiza en el traje gris, la blusa de encaje de seda y las botas altas de cuero. Los patrones son más audaces y exagerados. Y este mismo énfasis es traspasado a los bolsos y las botas, estas últimas realzando cada conjunto en pasarela con distintos cortes: a media pierna, sobre la rodilla, en punta o con puntera cuadrada.