Fotografía cortesía de Salvatore Ferragamo

Proveniente de un una familia de hábiles artesanos (su padre el es tapicero del Castillo de Windsor), Paul Andrew desde sus inicios ha tenido una carrera plagada solo de exitos con los mejores diseñadores, siendo ahora el Director Creativo de Salvatore Ferragamo.

Graduado de Berkshire College or Art and Design donde su colección senior fue reconocida por la revista Vogue, Paul Andrew pasa a trabajar en el taller de Alexander McQueen diseñando zapatos.

Posteriormente conoce a Narciso Rodríguez y se muda a la ciudad de Nueva York a trabajar con este en su línea de calzados y carteras. Continuando su exitosa trayectoria, se une al equipo de Calvin Klein y unos años después el destino lo conduce a colaborar con Donna Karan por más de diez años llegando a convertirse en Vicepresidente de Collection Accessories Design.

Para el año 2012 lanza su propia colección la cual causa tal impresión que fue comprada en su primera temporada por tiendas de la categoría de Saks Fifth Avenue y Barneys. Su éxito es tal que Colette, Lane Crawford y Bergdorf Goodman lo incorporan en su línea de productos.
Imparable en su sed de aprender mientras crece llega a colaborar con J. Crew en su línea de calzados.

En septiembre del año 2016, el talento de Andrew es reconocido por la afamada casa Salvatore Ferragamo quien lo nombra Director de diseño de calzado femenino, siendo la primera persona en ostentar ese título en la historia de la marca. Reto difícil para un diseñador que debe calzar los zapatos de un genio como Salvatore Ferragamo.

En la actualidad Paul Andrew es el Director Creativo de todos los equipos de la casa Ferragamo, movida atrevida de parte de una casa que se ha caracterizado siempre no solamente por la impecable calidad de su productos si no también por visionaria en el competitivo mundo de la moda.

Esta unión basada en creatividad y audacia solo puede producir ¡más excelencia!