Renovarse es una buena palabra en estos tiempos. La escuchamos hasta la saciedad. Hay que renovarse, hay que cambiar, hay que adaptarse a los cambios. Y son muchos los cambios que estamos viviendo ahora mismo.

Nos toca buscar nuevas formas de hacer lo que hacíamos o definitivamente empezar a hacer algo nuevo. Atreverse, tomar impulso y lanzarse.

Sabemos que no es tan fácil, por eso, para animarte hemos decidido entrevistar a las expertas en estos temas. Hablamos con Paola Schmitt, Master Mentor en Reinvención, quien nos ofrece información muy útil y valiosa.

¡Escucha a los que saben!

Este es un momento de reinventarse, tú lo has hecho en varios momentos de tu vida…

Las crisis te empujan a hacer cambios que no te habías planteado. A recorrer caminos que no considerabas. A salirte de lo conocido y lanzarte fuera de tu zona de confort. Y sí, da miedo, y mucho, pero al final no eres lo que te pasa sino lo que superas, así que hay que ponerle ganas y garra porque la vida es hacia adelante.

Yo siempre digo que tengo más caras que un dado. En el aspecto que he vivido muchas situaciones y puedo identificarme con aspectos y reinvenciones en una gran cantidad de áreas. Puedo decirte que sé que no es fácil, pero también sé que cada vez es más fácil.

Los cambios que me dieron más miedo, que me parecían más inciertos, que requirieron de dar el paso al vacío, han sido los más satisfactorios.

La verdad es que uno nunca está listo para dar cambios rotundos, simplemente tienes que dar el paso y tener fe. 

Fe en ti, fe en que la vida que buscas está al otro lado de tus miedos y vas a encontrarte con ella, fe en que algo más grande que tú te sostiene. Fe en que los recursos y las oportunidades están y tú puedes encontrarlas. 

Fe en que puedes crear un plan y llevarlo a cabo.

Nada puede contra la fe unida y la determinación unidas para seguir adelante.

Yo tengo una premisa que dice que “mereces una vida en la que te levantes cada mañana con ilusión y te acuestes orgullosa de la vida que estás creando para ti. Y nada vale la pena de que te conformes con menos de eso”.

¿Lo que haces hoy te está llevando a una vida así? Si la respuesta es no, el cambio es lo mejor que puedes hacer por ti.

Cada vez que he hecho un emprendimiento y negocio nuevo requirió reinvención. También en mi vida personal.

Reinventarte requiere que desaprendas lo aprendido y tomar nuevos caminos desde nuevos conocimientos.

Reinventarte requiere que estés abierto a que no tienes todas las respuestas pero que, si le pones la intención, las vas a encontrar e incluso las vas a hacer tú mismo.

La reinvención también trae incertidumbre, porque estás en un lugar interno y externo que es diferente, pero trae coraje, valor para seguir dando pasos con la convicción de que estás creando algo mejor para ti.

Cuando te adentras en cambios, y cuanto más radicales son, más vas a disfrutar cada logro, y también te vas a estrellar, todo hay que decirlo. Pero ahí es donde integras que no existe el fracaso sino el aprendizaje. Al final, puedo decirte que uno tiende a aprender más de sus fracasos que de sus aciertos. 

Cuando abrazas el cambio, dejas de resistir y te desapegas de lo que fue, lo que sabes y el cómo lo has hecho hasta el momento, se te abre un mundo de posibilidades. Pero mientras estés agarrado al pomo de la puerta no la puedes abrir.

Además de varios emprendimientos, unos más exitoso que otros, manejé empresas de comercio internacional que fueron muy estables. Y en el caso de las últimas se rompieron contratos y se desvanecieron de un día para otro. Ese era mi mayor ingreso y eso pasó el mismo año que atravesé un cáncer. ¿Cómo hice para no quedarme paralizada?

Pues asumí que quedarme en una esquina lamiéndome las heridas no me iba a llevar a ningún lado. 

Mi decisión fue levantarme, invertí en una coach e hice un trabajo profundo de alineación conmigo misma y me mantuve tomando acción consistentemente, aferrada a mi visión de la vida que quería para mí y cómo quería servir.

Hice que mi fe fuera más fuerte que mis miedos.

No puedes reinventarte siendo la misma persona, haciendo las mismas cosas y aferrado a los mismos resultados. 

La reinvención es el cambio de mentalidad y accionar con la absoluta convicción de que la vida es sólo hacia adelante.

¿Estos cambios te han encontrado a ti o tú has ido por ellos?

La vida ha sido generosa conmigo dándome los empujones que necesitaba cuando le he dado mucha vuelta a las cosas. Así que sí, muchos de los cambios y reinverciones que he vivido me han encontrado a mí, y casi que me han arroyado como un tren de alta velocidad. Pero también soy consciente de que es lo que tenía que pasar para sacarme de mis propias excusas y autosaboteos. De la inagotable necesidad de tenerlo todo resuelto y calculado antes de dar el salto.

Si te fijas, los eventos son neutros, o sea, ellos suceden y los puedes describir objetivamente como lo que son: un hecho. 

Las dimensiones las adquieren dependiendo de las emociones que tú elijas darles.

Todo lo que te ocurre puede ser una desgracia o una oportunidad. 

Puede ser tu momento de paralizarte o de reinventarte.

Y mientas consideras que debes honrar tus emociones – y eso incluye que de vez en cuando te revuelques en tu charquita de víctima y miseria-, considero indispensable que después de dos días digas, ya, suficiente, ahora qué paso voy a tomar. Porque puede que no sea la culpable de lo que pasa, pero sí yo soy la responsable de lo que hago con mi vida.

También hay varias reinvenciones que tomé por decisión propia, porque la vida que llevaba había perdido la ilusión y no estaba en el camino de llevarme a ella, y entonces, no reinventarte es el acto de renuncia más triste que puedes hacer.

¿Qué le dices a alguien que tenga miedo al cambio?

Que el miedo es normal. Que no puedes esperar a no tenerlo para actuar, debes asumir que muchas cosas te van a dar miedo pero no por eso debes permitirle a tus miedos que tomen el volante y menos el freno de tu vida.

Que todos tenemos miedo y no solo es normal sino que es lo natural.

El miedo es la respuesta biológica cuando vas a hacer algo que no que has hecho antes.

Un sistema de alarma que se dispara desde una pequeña glándula dentro de tu cabeza que se llama amigdala y está allí para protegerte, pero no sabe si tienes un miedo realmente mortal o un miedo que solo está en tu imaginación creciendo y creciendo.

Al miedo se le combate con información que lo confronte y con acción.

Una mente que no sabe ni tiene un plan para dar el próximo paso, es una mente que entra en caos.

Recomiendo buscar información que contradiga tu miedo. 

Casos de éxito. Herramientas que han funcionado. Transformaciones que se han conseguido. 

Tu cerebro necesita saber que sí se puede para calmar el miedo. 

Si otros lo han conseguido ¿por qué no tú? ¿qué hicieron ellos? ¿qué necesitas tú para tener los resultados que buscas? ¿que recursos tienes? ¿cuales te faltan? ¿dónde están? ¿cómo accedes a ellos?

Todas estas son preguntas cerradas con respuestas concretas y eso calma a tu miedo.

El mayor antídoto es la acción. No tienes que tener todo el camino mapeado. Si el miedo te ronda, enfócate en el siguiente paso de acción y ejecuta. 

Con mis clientes creamos estrategias y les acompaño a implementarlas y tomar acción un paso a la vez. Eso es lo que necesitas. 

Respirar, enfocarte en el siguiente paso y ejecutar.

Por ejemplo, ahora mismo todo lo estamos haciendo virtual, todo es e-commerce, ¿esto lo ves como una limitante o como una gran oportunidad?

Esta pandemia nos ha obligado a todos a adelantarnos 5 años en nuestra visión online.

Gracias al mundo online ahora tienes acceso a recursos desde cualquier parte del mundo. Puedes aprender con los mejores y puedes comprar sin salir de tu casa.

Lo que antes pensabas que solo conseguirías viajando o aguantando una hora de tráfico esta ya a un click.

Ahora tu mercado es el mundo y puedes tener clientes en cualquier país.

Esto también ha traído a la competencia a tu casa. 

Pero eso es bueno, nos lleva a levantar nuestros estándares.

Ahora no necesitas esperar a que alguien pase al lado de tu tienda o convencer a nadie de que puedes hacerle llegar las cosas sin que tenga que venir, puedes llegar a mucho más mercado y no tienes que pelear con la resistencia del consumidor, pues este ya se educó a comprar online.

El mundo online ya no es el futuro. Es el presente. Cuanto antes te subas al tren, mejor, porque ya no está la opción de quedarte en la estación.

¿Qué pueden esperar quienes asisten a tus sesiones de coach y talleres?

Cuando trabajo con mis clientes hacemos un trabajo interno de transformación y un trabajo externo de impacto. 

Es importante re-encontrarte y tomar consciencia de quién eres, qué realmente quieres y qué puede salir que de verdad esté alineado contigo. 

El primer paso es un fascinante viaje al autodescubrimiento y cambio profundo de identidad creadora. 

Sólo transformándote a ti, tu mentalidad, tu manera de afrentar las situaciones y las emociones, conseguirás tener resultados de éxito consistentemente hacia la vida que quieres.

El siguiente paso es reinventarte cimentado en ti mismo, definiendo tu idea de negocio alienado con tu norte y tu propósito, arraigado en tu experiencia y conocimiento, y hacemos una estrategia sólida para crear un emprendimiento que impacte y te diferencie, permitiéndote generar ingresos desde tu pasión.

¿Cuándo es la próxima?

Mis asesorías privadas están abiertas durante todo el año según disposición de espacios y mi Mastermind, programada grupal, de aceleración de emprendimiento que se llama Reinvención IPRON (idea-proyecto-negocio), que está llevando a los participantes a crear negocios aún cuando no tenían ideas claras en sólo tres meses, se abre tres veces al año.

Próximamente estoy lanzando mis programas cortos “Encuentra tu norte” y “Tu propósito y tu gran visión”.

Puedes estar al tanto de estos programas y además recibir información de mentalidad y reinvención descargando gratuitamente mi libro “Los 7 Pasos para reinventarte” que está en mi pagina web paolaschmitt.com o a través del enlace en mi perfil de Instagram en @paolaschmittm 

Estamos en una época de reinvención, la hayas querido o resistido, y quiero decirte que sí se puede. Vuelve a ti, asume la nueva identidad y mentalidad que necesitas y ponte en acción. Nada nuevo pasa si no haces nada nuevo. Reinvéntate ¡Tu momento es ahora!