He aquí este nuevo coupé y como la mayoría de los conceptos, que se suavizan ente el Auto Show, y la versión final, el LC 500 ha mantenido muchos elementos del concepto/diseño original.Para darle su merecida congratulación fue diseñado, otra vez, en el Estudio de Newport Beach de Lexus, y la versión aquí reseñada se ve tan radical al ingresar como el concepto.
Volar a Chile (Santiago) y luego continuar una hora más volando a Puerto Varas,en el Pacífico, y hospedarme en el magnífico Hotel Cumbres, con mi habitación frente al volcán Osorno,me ofrece una vista espectacular de esta área muy frecuentada turísticamente por nacionales y extranjeros.En realidad tengo tres picos de volcanes frente a mi (Calbuco,Tronador) y Osorno, frente al Lago Llanquihve, fue observado en erupción por Charles Darwin en su expedición en 1835 abordo del Beagle.
La transmisión del LC 500h,el flagship de la marca, es la mejor ejecución de la marca, especialmente la integración de la masiva parrilla frontal por fin incorporada bien a la carrocería. Las proporciones -trompa larga,trasero corto,cercanía a la calzada – son fabulosas. La arquitectura exterior de los productos de Lexus se han hecho mas polarizantes y los interiores se han vuelto completamente fabulosos. Por ejemplo la calidad del cuero,Alcantara,metales y su diseño en general…simplemente fuera de serie como los exóticos italianos.Los asientos son perfectos,especialmente el del conductor que controla todo.
El LC es el primer Lexus sobre la nueva plataforma/ bastidor GA-L que se usara en la próxima generación de autos con propulsor adelante y tracción trasera, es una mezcla de materiales, acero de diferentes resistencias, aluminio, fibra de vidrio, CFRP. Los elementos suspensionales están muy bien pensados lo cual resulta en un bastidor mas rígido con un centro de gravedad bajo – los ingredientes perfectos y básicos para buenas prestaciones deportivas.
Hay varias motorizaciones pero la superlativa es con el motor de 471 hp de 5 litros V8 acoplado a la transmisión automática de diez marchas (4+6) que pesa menos que la anterior de ocho marchas, realiza los cambios de una forma muy fuerte y rápida que ningún otro Lexus que yo haya conducido.De cierta forma la marca ha preparado un exótico por su negación de abandonar aspiración natural (en vez de turboalimentacion).El sonido de este V8 es simplemente alucinante, y del escape un gruñido amenazador.El volante se siente muy bien y el auto es complaciente y rápido en los giros de carreteras asfaltadas.No hay subviraje y el frente se siente bien plantado y bien afinado.
El LC 500h (objeto de esta autoprueba), además esta muy bien balanceado pues la distribución de peso es buena, además es divertido de conducir especialmente equipado con eje trasero con dirección variable que reduce el radio de giro y se alinea perfectamente en cancha larga,como ahora camino a un almuerzo de película.
El LC 500 es una colección de ideas visionarias con la transmisión de diez velocidades y una distribución de peso ideal, casi perfecta.La suspensión individual de carácter innovador alberga rines de 21 pulgadas que resultan en un diseño sin compromisos y asientos a la perfección en el interior que implican un nivel de refinamiento y un sonido además inolvidable de su propulsor.
La arquitectura pone a cualquiera a observar sin decoro y aquí la trompa se ve mucho mejor que en otros modelos de la marca.La cabina tan bien resuelta parece haber sido confeccionada en Italia por artesanos, claro nadie podrá ir sentado atrás si es adulto, en fin es un coupé, típicamente un Gran Turismo. Dinámicamente el LC500 es un auto que necesitas poner en contexto (los LC de carreras en Japón ya han ganado la supercompetitiva Serie GT).Lexus es una de las pocas compañias que todavía ofrecen un ocho cilindros de aspiración atmosférica en el caso del 5 litros con 471 hp y 398 lb/pie de torque acoplado a la transmisión de 10 marchas con paletas de magnesio en el volante.Tambien se ofrece un propulsor V6 de 3.5 litros ( LC 500h)cuya potencia combinada es de 354 hp (objeto de esta autoprueba).
El LC500h con el V6 si lo coloco en modo Sport+,obviamente se afirma con el Performance Pack opcional, y produce buen audio especialmente cuando bajo de marcha con blip de ecualización de revoluciones,es sólido y predecible su prestación en el camino a pesar de su masa.Este auto donde mejor se desempeña es a campo traviesa,la condición en que me encuentro manejando por el área de volcanes cercanos a Puerto Varas en Chile y acabo de pasar cerca de las faldas del Volcán Tronador y la carretera asfaltada,en buen estado y bien señalizada,hace un deleite de esta autoprueba. Este es el estandarte de Lexus y su precio de venta no es para pacientes cárdiacos.
También tuvimos la oportunidad de conducir el NX, como el RX hibrido. El LS hybrid,una nave para cuatro en gran estilo, y varios de la gama de hibridos que es la apuesta de Toyota/Lexus ahora ,con buenos resultados de ventas.
La tecnología híbrida eléctrica – cuyo tren de propulsión combina un motor de gasolina con otro eléctrico – llegó por primera vez a la región en el año 2009 de la mano del icónico modelo Prius, siendo Costa Rica el primer mercado en comercializarlo. Durante los siguientes años se incorporaron nuevos modelos. Hoy en día el line-up incluye 7 modelos en la marca Toyota y 10 en Lexus.
Hay que admirar la devoción de Lexus hacia un objetivo simple: construir autos distintivos de la más alta calidad, propulsados por unidades hibridas con interiores ultra confortables y enfoque en calidad máxima de materiales de la cabina con prestaciones mecánicas y eléctricas de alta eficiencia y precisión y servicio al cliente premium.
El LC 500 es un auto que se aprecia compacto y envuelto sobre las partes duras de la subestructura, con una trompa larga y baja con la parrilla como punta de flecha que invoca al famoso LFA exótico y hace énfasis en ubicar el propulsor bien atrás en la carrocería. basada en la misma arquitectura del bastidor global de tracción total y ultra lujo como la Serie LS,rival del BMW Serie 7, que tambien conducimos (ver foto), y se aprecia hecho a la medida y especial.
Uno se sienta bajo en los asientos deportivos y agarro un volante pequeño y con mucho propósito y halo la pequeña palanca de cambios hacia mi ubicada alta en la consola de mando. Mi pasajero tiene dos agarraderos y ademas los asientos con buena sujeción lateral, nos acomodan muy bien. Por ende este auto es mas deportivo que Gran Turismo y todo, incluyendo los controles y touch pad, de alta calidad. El Lexus se siente compacto y relativamente liviano, rígido con suspensión firme pero no intolerable. Dirección suave pero certera.
Nuestro periplo desde Puerto Varas y recorriendo buenas carreteras asfaltadas rodeando los volcanes, con almuerzos memorables, nos dejó una grata impresión de Chile y de la estrategia híbrida de Lexus y sus modelos.