En esta colección de Paco Rabanne, Julien Dossena imagina la coexistencia entre dos perspectivas contrastantes: el soñador y el realista. Con corazones y margaritas, las referencias de los años 60 y 70 son románticas y cósmicas, mas no evocan nostalgia. Las chaquetas de cuero con incrustaciones de paisajes y tejidos son afirmaciones acerca de una colección especial.
El plateado, un elemento común de la marca, es tratado con elegancia en un traje a medida, en jeans recubiertos bordados y en cuero. Paralelamente, un top y pantalones cortos en encaje de guipur floral con mangas que caen en cascada al suelo enmarcan el cuerpo como una silueta más poética.
Para las botas, los paisajes en bloques de color reaparecen, mientras que mariposas y libélulas de metal y otras formas decorativas embellecen los cinturones y la joyería.