“El negro es un color que protege”, fueron las palabras de
Verónica Etro sobre la locación del desfile Etro Primavera 2020, que fue presentado casi a oscuras en el conservatorio de música Giuseppe Verdi-una decisión creativa interesante para una colección primaveral. Y es que las siluetas en pasarela brillaron con tonos, texturas y patrones altamente coloridos y contrastantes, resaltando el verdadero valor que aporta la marca a esta icónica temporada.
Entre los estilos más llamativos, observamos los ponchos gauchos con flecos sobre botas, los vestidos bohemios, el esmoquin y los trajes en tartán y cachemira, característicos de la casa.
Los dos conjuntos dorados presentados casi al final del show llamaron la atención con fuerza y presencia. Además de que el reparto de modelos fue fuerte, y la colección fue claramente consistente en mantener una variedad ecléctica, otro factor insigne de Etro.