La Casa Herrera celebra 35 años de potenciar el glamour, la elegancia y la belleza femenina, colmándonos con diseños atemporales únicos y fragancias exquisitas que se han convertido en nuestro accesorio invisible más importante.

“Mi amor por la moda nació cuando tenía 15 años, cuando empecé a ver todas esas películas glamurosísimas de Hollywood, con todas esas actrices fantásticamente bien vestidas. Se me despertó un interés por la moda que tenía dormido en mí”.

“Me encanta Panamá: La ciudad, las artesanías, el Casco Viejo… definitivamente el mayor atractivo al diseñar alguna prenda sería el uso de colores vivos y tejidos, ¡tipo las molas tan increíbles!”.